Mi caso Hablan nuestros pacientes

  • Miguel

    Miguel Tras graves fracasos previos, disfruta de una dentadura fija mediante técnicas sencillas.

  • Implantes dentales tras fracasos previos

    Implantes dentales tras fracasos previos Graves fracasos previos no impiden una adecuada colocación de implantes dentales con técnicas sencillas y postoperatorio sencillo.

Miguel

Miguel

Pese a severos fracasos previos, Miguel no perdió el deseo de tener una dentadura fija sobre implantes. Aplicamos las más innovadoras técnicas. Fueron necesarias varias cirugías para que injerto de hueso en polvo reforzase su maxilar y permitiese colocar una dentadura fija, cómoda y eficaz. Todo bajo anestesia local y sin molestos postoperatorios.

Transcripción Miguel

Miguel tiene 71 años. Hace tiempo que perdió toda su dentadura y por ello ha suffrido la desaparición progresiva de su hueso maxilar. Decidido a poner una dentadura fija sobre implantes acudió a un cirujano que vio la necesidad de un injerto de hueso. Para ello recomendó la utilización de hueso de la cadera, del hueso ilíaco. Bajo anestesia general fueron tomados dos grandes bloques de hueso. A continuación fueron colocados en su maxilar, fijados mediante placas y tornillos de titanio.

El postoperatorio fue complicado y desafortunadamente el injerto no tuvo éxito. Hubo un intento de rescate mediante la colocación de un nuevo injerto de hueso, tomado esta vez del mentón. Pese a ser más simple, tuvo la más grave complicación de todo el proceso, un peligroso hematoma de suelo de boca. Desgraciadamente, este injerto tampoco tuvo éxito. Fueron colocados varios implates dentales al cabo de unos meses, pero todos fracasaron en pocas semanas. Sólo permanecían los implantes colocados en la mandíbula.

Su cirujano descarta una solución a su situación, ya que ahora es peor que al inicio del proceso. Tiene aún menos hueso y éste es menos denso y está peor vascularizado; tiene menor aporte de los necesarios nutrientes para consolidar un nuevo y necesario injerto de hueso. En esta situación acude a nuestra consulta.

Su caso es complicado, pero afortunadamente tiene una sencilla pero sofisticada solución; en varias intervenciones, realizadas bajo anestesia local, con una mínima y delicada cirugía, le fue colocada una gran cantidad de hueso en polvo, con lo que fue reforzado su hueso maxilar. Posteriormente fueron colocados implantes denatales en las zonas en que su hueso había adquirido la solidez suficiente. Finalmente, 8 implantes dentales se integraron con el hueso de forma definitiva. Esta fase no supuso sufrimiento alguno, permitiendo siempre una vida normal al día siguiente de cada intervención. Más tarde, su dentista le colocó una dentadura que, además de los dientes, compensa las importantes pérdidas de volúmen de hueso, lo que se conoce como prótesis híbrida. Hace varios meses que ya usa su nueva dentadura. Nos cuenta todo su proceso a continuación.

La cirugía de implantes dentales, realizada por manos entrenadas, hace que su colocación sea posible en las situaciones más extremas, incluso tras graves fracasos previos.

 

Miguel: Yo llevaba un tiempo que me encontraba un poco mal de los dientes.

Juana: No quería comer con nosotros… Todo era líquido, todo era molido, triturado, él veía la comida y nos fundía… Fueron años.

M: Fui a un dentista y me hizo un tratamiento. Me hizo una prótesis que él mismo me la puso, y se me cayó. Caminaba poco, yo no salía. Caminaba 15 ó 20 metros al baño, que era lo más cerca que tenía y de ahí al sillón, sentado. Cuando mi mujer no estaba tenía que estar en el sillón para poder levantarme para ir al baño, porque si me acostaba no me podía levantar. Así estuve 5 ó 6 meses.

J: Tuvimos que ingeniárnoslas en casa. Dormía en un sillón, le compré un sillón con cojines para que pudiera dormir porque si se acostaba no se podía levantar sólo. Fue bastante triste verlo como yo lo vi. Fue duro, aquello fue duro. Fueron 6 meses para poder valerse por sí mismo, como unos 6 meses, a lo mejor más. Las cosas malas hay que olvidarlas.

M: Ni podía trabajar ni podía caminar, que era lo peor. La pierna se me duerme, me da calambres, es algo que no se me ha quitado todavía. Cuando me limpiaba la boca me salía mal olor, me salían unos huesitos de la boca, mal aliento… Pasó un tiempo, me faltaba una parte de hueso, la parte alta, y me lo sacaron de la barbilla con anestesia local.

J: Le hicieron la pequeña operación, fue con anestesia local en la consulta. Yo no vi que tuviese mayor importacia y nos fuimos a casa como él nos dijo, le mandó unas pastillas. Cuando llegamos a casa, me puse a prepararle los medicamentos para que se los tomara, y cuando intentó tomarse el Voltaren no se lo podía tragar.

M: Por la boca no podía respirar, solamente por la nariz, me levantaba y abría una ventana para coger aire, porque me asfixiaba. Así que yo esa noche nací. Me colocaron los implates. Al cabo de un mes o mes y medio se me empezaron a caer, me quedaron 3, que tampoco sirvieron para nada porque me dolían, pero se empeñó en ponerme la prótesis con esos implantes, yo le dije que no aguantaba porque me dolía demasiado.

J: Yo me disgusté mucho, me lo tragué para mi, cuando él decidió que se iba a volver a operar. Después de venir de Madrid y de Pamplona, que estuvimos en la consulta aquí y contaste todo el proceso, yo lo pasé muy mal, sinceramente. Yo no se lo decía a él porque… Yo veía el anhelo que él tenía por tener unos dientes, pero recordando todo aquello anterior lo pasé sinceramente mal, incluso estuve a punto de decirle: “Miguel, no”. Pero hoy doy gracias a que no se lo dije.

M: Las operaciones son operaciones, de cortar… Todas las operaciones que yo tuve con usted nunca se me hinchó la boca. Nada de nada.

J: Yo lo viví de otra manera, totalmente diferente, él podía comer, que de las otras cirugías él no podía comer.

M: Yo puedo decir que me encuentro muy bien, esto fue un sueño.

J: Yo soy feliz y estamos todos felices en casa porque vemos cómo a cambiado su vida, cómo ha cambiado el humor, ya sonríe,… Y cómo ha engordado…

A mi me faltaban varias piezas en la boca, tenía pánico con todo lo que había visto sufrir a él. Tuve que quitarme el puente porque me molestaba. Él me animó, Miguel me animó, me dijo: “Póntelos, que no te vas a enterar, con esto vas a gozar”. Me animé y hoy llevo 8 implantes, ni me entero que los llevo, muy bien, no tuve ningún problema. Lo mío era distinto, yo tenía hueso… Aunque me puso hueso por un lado porque me faltaba, pero lo mío fue otra historia, fue rápido.

Es otra persona, es aquel que yo conocí cuando nos casamos, que éramos jóvenes.

Cerrar

Los testimonios más vistos

Miguel

Tras graves fracasos previos, disfruta de una dentadura fija mediante técnicas sencillas.

Implantes dentales tras fracasos previos

Graves fracasos previos no impiden una adecuada colocación de implantes dentales con téc…

General

Prensa

Implantes dentales

Servicios

Estética facial

Maxilofacial

Logo ICEX

This website is solely funded by Clínica Furelos. It contains no third-party advertising and it respects
confidentiality in accordance with the privacy laws of medical and health information.

The author has no economic interests in any
of the products or devices shown in this website.

Furelos En: LinkedIn
Youtube Clínica Furelos en Facebook

2010-2017 © Copyright contenidos Centro de Cirugía Maxilofacial de Canarias, S. L. P. Todos los derechos reservados • Aviso legalPolítica de privacidad